Remedios caseros para expulsar mocos del pecho y despejar las vías respiratorias

Remedios caseros para expulsar mocos del pecho y despejar las vías respiratorias

La mucosidad que se acumula tanto en el pecho como en la nariz es un síntoma claro de una batalla por parte de nuestro organismo contra un agente patógeno. No cabe duda de que el cuerpo actúa así por nuestro bien, sin embargo, las molestias que se derivan de la acumulación de mucosidad no dejan de ser un fastidio.

En este artículo vas a encontrar algunos remedios caseros para expulsar mocos del pecho y despejar las vías respiratorias. Toma nota sobre cuáles son las mejores maneras de mitigar las molestias causadas por la mucosidad y así poder respirar con normalidad. Lo mejor es que son consejos sencillos que puedes hacer en casa. ¡Ponlos en práctica y no dejes que el funcionamiento del aparato respiratorio haga de las suyas y te domine!

Cómo calmar las molestias de la mucosidad de forma natural

Para que la mucosidad no nos moleste más de lo debido, hemos de seguir unas pautas caseras muy fáciles. Se trata de los “remedios de la abuela” basados en el conocimiento popular, pero no por ello menos efectivos como tratamiento. No los dejes pasar y aplícalos en cuanto la mucosidad te impida hacer vida normal:

  • Levanta la cabecera de la cama: En caso de que tu congestión te haga permanecer en la cama, colócate varias almohadas, de tal manera que estés en una posición más erguida y puedas respirar mejor.
  • Haz vahos: Son recomendables aquellos que se hacen con unas hojas de eucalipto. Con las hojas sumergidas en agua caliente, colócate una toalla sobre la cabeza y haz inspiraciones. Te ayudarán a descongestionar la nariz.
  • Toma una bebida caliente: Un caldo es una buena opción, ya que no deja de ser un líquido que hidratará tu mucosa y te hará sentir mejor gracias a los nutrientes que contiene.
  • Limpia tu nariz: Puedes disolver sal en algo de agua tibia y con un gotero aplicártelo en el interior de las fosas nasales. Puedes sustituirlo por gotas ya preparadas de agua de mar, disponibles en tu farmacia. Seguro que empiezas a respirar mucho mejor.
  • El tomillo, tu aliado: Una infusión de hierbas es un remedio natural expectorante. Siempre es buena idea utilizar infusiones de tomillo, ya que esta infusión tiene unas grandes propiedades antiinflamatorias y si además la combinas con limón y miel el beneficio será todavía mayor.
  • La cebolla, ideal para dormir: Esta hortaliza tiene un sinfín de propiedades y para comprobar sus beneficios en caso de resfriado solo debes ponerla abierta en un plato cerca de la almohada. Aunque el olor en la habitación pueda resultar desagradable, no hay que desmerecerlo sino aprovechar sus virtudes. Bien es sabido que la cebolla ayuda a despejar la nariz y evitar la tos, por lo que puede ser una gran aliada.
  • Compresas tibias: Puedes usarlas para después de sonarte la nariz. Para ello, coloca una toalla humedecida en agua tibia, o caliéntala en el microondas, y colócatela por el rostro. Ese ligero vapor que se desprende te ayudará a respirar mucho mejor, a la vez que consigue calmarte.
Aprende a prevenir gripe, catarros y resfriados

Aprende a prevenir gripe, catarros y resfriados

El paso del verano al otoño es la temporada crítica, ya que con los primeros

Las enfermedades más comunes del sistema respiratorio

Las enfermedades más comunes del sistema respiratorio

El buen funcionamiento del sistema respiratorio puede verse afectado por mult

Cómo y cada cuánto tomar Fluimucil

Cómo y cada cuánto tomar Fluimucil

En muchas ocasiones, algunos procesos catarrales y gripales pueden presentar