Síntomas: tos con mocos

 

  • ¿Estás acatarrado y tienes mucosidad?
  • ¿Sientes pesadez en el pecho?
  • ¿La mucosidad no te deja respirar?
  • ¿Notas un leve pitido al respirar?

Algunos procesos gripales y catarrales pueden presentar cierta acumulación de mucosidad que, si es viscosa, se adhiere a las paredes de las vías respiratorias dificultando la respiración y produciendo esa sensación de pesadez en los pulmones. 

Por otro lado, la tos es un mecanismo natural de expulsión de la mucosidad, que tiene como objetivo mantener las vías respiratorias libres. De ahí la causa de la típica tos del fumador por las mañanas, no tiene otro cometido que el de tratando de eliminar los irritantes y la mucosidad acumulados del día anterior y favorecer así una adecuada respiración.

Podemos decir que, en estas situaciones, la tos actúa como un mecanismo de defensa de nuestro propio organismo, y se denomina tos productiva.  La tos productiva es aquella que ayuda a expulsar el moco o flema del tracto respiratorio, facilitando la limpieza de los pulmones y mejorando la respiración. A este proceso se le conoce como expectoración.

Los síntomas de la tos con mocos son muy característicos, pudiendo agruparse en:

  • Expectoración preferentemente matutina, justo al levantarse.
  • Gran producción de mucosidad espesa.

A veces también pueden acompañarse de 

  • Congestión nasal.
  • Fiebre si hay un proceso infeccioso.

¿Cómo se llega a la tos productiva?

La tos productiva, también conocida como tos grasa, puede desarrollarse tras un episodio agudo de tos seca ya que a lo largo del proceso las vías respiratorias se terminan inflamando y generando moco con lo que entonces tendremos una tos cargada de mucosidad que se acumula en las vías respiratorias. De igual manera, la tos con mocos puede deberse a un proceso infeccioso, ya sea agudo o crónico, en el cual el resultado es que las vías respiratorias producen más moco para tratar de librarse de esa infección.

¿Qué hacer ante síntomas de tos productiva?

La tos productiva, a pesar de las molestias que provoca, no debe ser impedida ni trataremos de forzar el no toser, ya que es el reflejo natural de nuestro cuerpo para deshacerse del exceso de mucosidad que obstruye los pulmones. En estos casos, los medicamentos antitusivos están desaconsejados porque impiden la eliminación del moco. Son los medicamentos mucolíticos como Fluimucil los que ayudan a expulsar la mucosidad y a mejorar la respiración en procesos catarrales y gripales.

Cada una de las presentaciones de Fluimucil cuenta con unas características particulares para hacer efecto sobre la mucosidad y así ayudar a combatir la tos productiva, pero existen matices en los que un formato u otro será más adecuado para cada paciente. Se debe consultar a un profesional sanitario sobre cuál es la presentación más adecuada según nuestros síntomas y así debemos hacerlo cuando vayamos a la farmacia. Así, de esta manera sabremos con seguridad si es más adecuado tomar Fluimucil en comprimidos efervescentes, en jarabe u otros formatos. 

Además de los referidos mucolíticos, la orientación más lógica en estos casos no consiste en tratar de acabar con la tos, sino en hidratar correctamente el organismo para conseguir que el moco sea mucho más fluido y se facilite su eliminación hasta que desaparezca completamente. Por eso, beber mucha agua es un gran aliado para tratar de aliviar estos molestos síntomas.

Aprende a prevenir gripe, catarros y resfriados

Aprende a prevenir gripe, catarros y resfriados

El paso del verano al otoño es la temporada crítica, ya que con los primeros

Cómo funciona el aparato respiratorio

¿Cómo funciona el aparato respiratorio?

Conocer el aparato respiratorio es clave para saber cómo funciona y cuáles so

Cómo y cada cuánto tomar Fluimucil

Cómo y cada cuánto tomar Fluimucil

En muchas ocasiones, algunos procesos catarrales y gripales pueden presentar