Header Color:
Main Color:
Footer Color:
Background Image:
  • Banner_bg1
  • Banner_bg2
  • Banner_bg3
  • Banner_bg4
  • Banner_bg5
  • Banner_bg6
  • Banner_bg7
  • Banner_bg8

El aparato respiratorio es el sistema compuesto por todos los órganos que trabajan para hacer posible la respiración, es decir, el intercambio de gas entre el entorno y el organismo. Este consta de las vías respiratorias altas (boca, nariz y fosas nasales), las vías respiratorias bajas (laringe, tráquea y bronquios), el sistema pulmonar (bronquiolos, alvéolos, pulmones y pleura) y los músculos inspiratorios.

Los pulmones son dos sacos parenquimatosos, es decir, presentan una serie de cavidades internas a través de las cuales el aire entra y sale. Están revestidos por una membrana doble, la pleura, que los protege y permite el movimiento de expansión.

El aire inhalado es conducido por las vías respiratorias hasta los alvéolos bronquiales donde se produce el intercambio entre el oxígeno y el dióxido de carbono presente en la sangre; a continuación, el dióxido de carbono es expulsado mediante la exhalación.

Las vías respiratorias cuentan con varios mecanismos de defensa; los más importantes son los cilios nasales y el aclaramiento mucociliar, que atrapan los agentes externos y, junto con la tos y los estornudos, expulsan los cuerpos extraños.

Las principales patologías de las vías respiratorias son las inflamaciones, sobre todo de origen vírico o bacteriano, que causan síntomas como fiebre, tos seca o productiva, dolor de garganta, resfriado y gripe.

Toser y estornudar son reflejos automáticos del cuerpo humano y su finalidad es defenderlo frente al ataque de posibles agentes externos nocivos mediante la expulsión rápida y forzada de una determinada cantidad de aire.


Prevenir y tratar
¿Quieres saber más sobre el aparato respiratorio?
PRODUCTOS
Encuentra el producto adecuado para ti. Tos seca, mucosidad, malestar y dolor… ¡Encuentra el producto que se adapte a tus necesidades!
COMUNICACIÓN
¿Quieres ver nuestro
spot de Tv?